Publicado el Deja un comentario

Universidad de Almería

Desde hace ya muchos años, Agrosistemas del Sur colabora con la Universidad de Almería en proyectos relacionados con el riego así como el compostaje de materia orgánica y su reincorporación al ciclo nutricional de los cultivos.

Maria del Carmen Salas es profesora titular del Departamento de Agronomía de la UAL. En los últimos años ha estado haciendo desarrollos experimentales en los invernaderos de la UAL con los equipos de riego de Agrosistemas del Sur y, más concretamente con los sistemas de monitorización y activación mediante sensores que miden las más importantes condicionantes del suelo en relación a la agricultura, como son la humedad, la conductividad y la temperatura.

En estos estudios, utilizando el equipo Senda Atenea, ha podido comprobar que es posible reducir el consumo de agua y fertilizantes aplicados en hasta un 30% y, a pesar de ello, aumentar la producción en hasta un 20%, según datos obtenidos en su investigación.

Estos sistemas ya están siendo incorporados a los sistemas de producción agrícola y ya son muchos de nuestros clientes los que ya disfrutan de estos sistemas de riego tan eficientes.

Maria de Carmen Salas ha sido entrevistada en InteralmeríaTV en relación a sus investigaciones con el Vermicompost y su control con sistemas de monitorización y riego controlados por los equipos Senda Atenea que pueden verse el el siguiente video:

 

 

Publicado el Deja un comentario

HFI – ¿Qué es? y ¿Por qué?

Con mucha frecuencia, me preguntan sobre lo que es el riego HFI y aunque aquí hay una explicación sobre de que se trata, he querido hacer una entrada con una explicación para aquellos que, todavía, pueden tener una duda sobre este tipo de riego.

En un principio, la idea surgió al observar como los riegos que se realizaban en los invernaderos no seguían un patrón lógico, no respondían a las necesidades reales de las plantas. Me resultaba muy curioso constatar que en algunas fincas, diferentes técnicos agrícolas hacían programas de riego diferentes siendo los mismos cultivos, las mismas plantas y el mismo tipo de suelo.

Ante tal disparidad de criterios, pensé que lo ideal no era depender de la intuición, sino de las necesidades reales de la planta. Ello representó todo un reto, ya que era mucho más fácil decirlo que hacerlo. Sería largo y tedioso explicar todos los experimentos, desarrollos, técnicas y sistemas que se realizaron hasta llegar a una conclusión bastante interesante.

Con el aumento de los costes de producción, entre los que se encuentra el agua y los fertilizantes, encontré que buscando un sistema que automatizara los riegos según la necesidad de la planta, también se conseguía reducir el consumo de agua y de fertilizantes. Esto se debe al hecho de que se riega en exceso por miedo a que falte agua. Daba igual que hiciera falta o no, era mejor tener el suelo encharcado que seco.

 

 

 

 

 

 

 

 

Como podemos ver en la imagen, cuando se riega, el agua tiende a moverse formando un bulbo cuya forma va a depender del tipo de terreno que se tenga.

Así, por ejemplo, en un suelo arcilloso, el agua tiene una velocidad de infiltración muy baja, lo que quiere decir que el suelo tardará mucho en absorber el agua regada y no profundiza demasiado. Por el contrario, en un suelo arenoso, el agua tiene una velocidad de infiltración muy alta, por lo que el suelo tarda muy poco en absorber el agua regada, y, además, infiltrarla mucho más profundamente. En ambos casos, habría que regar con mucho cuidado. En el caso del suelo arcilloso, porque es fácil saturar el suelo, asfixiando la raíz y con el peligro de encharcamiento. En el caso del suelo arenoso, porque es fácil desperdiciar agua y fertilizante porque se drenan con mucha facilidad.

Así que resulta evidente, que es mejor hacer riegos cortos y frecuentes que riegos muy largos, de forma que el agua profundice lo suficiente, en la zona radicular, pero evitando el encharcamiento o una percolación muy alta e innecesaria.

 

Cuando hacemos riegos cortos, podemos mantener la humedad en donde nos interesa, en la zona radicular (donde están las raíces), lo cual nos va a dar muchas ventajas sobre los riegos largos.

Las ventajas son:

  • Aprovechamiento del agua: Al no desperdiciarla, regamos solo lo que la planta necesita, manteniendo la humedad del suelo en un buen equilibrio.
  • Aprovechamiento de los fertilizantes: Al regar menos de lo tradicional, la cantidad de abono que se aplica es menor, y este abono no se drena, quedándose en la zona de la raíz.
  • Oxigenación: El aire es fundamental para el desarrollo de las raíces.
  • Ecología: Si evitamos la percolación, también evitamos la contaminación del suelo y acuíferos.

 

En resumen:

¿Qué es HFI? Es un sistema de riego consistente en hacer riegos cortos y frecuentes para mantener controlado el nivel de humedad y/o fertilizantes, optimizando su consumo, ahorrando en comparación con un sistema de riego tradicional.

¿Por qué HFI? Porque puede significar un ahorro de gasto de agua y fertilizantes, se mantiene un buen equilibrio aire/agua en el suelo favoreciendo el desarrollo radicular evitando el estrés que significa tener un suelo encharcado o muy seco.

Así que os animo a conocer este sistema.