Publicado el Deja un comentario

Clorador salino – Qué es y cómo funciona

El «Clorador Salino». Qué es y cómo funciona

La desinfección del agua de la piscina es un tema que siempre preocupa, tanto en piscinas particulares como en públicas, en las que se mira mucho más, tal vez por compartir un espacio con personas desconocidas.

Existen varias formas de mantener el agua en buenas condiciones, como es la aportación de cloro, bien sea en formato de pastillas o en líquido, aportando bromo, por tratamientos de luz ultravioleta o por tratamientos por ozono.

Pero hay un sistema con una buena eficacia, bajo costo y fácilmente automatizable:

  • La cloración salina.

La cloración salina es un proceso por el cual se añade sal común (cloruro sódico) al agua de la piscina y mediante un aparato, se separa el cloro del sodio. El cloro desinfecta el agua y vuelve a combinarse con el sodio creando sal otra vez. Y así se repite el ciclo indefinidamente.

prod01f

 

Como el agua de la piscina normalmente la llenamos de la red de distribución de la ciudad, este agua no contiene sal por lo que es necesario añadirla. Lo normal es añadir 5 gramos por cada litro de agua. Esta concentración es muy baja, si la comparamos con el agua de mar con una media de 35 gramos de sal por litro.

El clorador, físicamente, es una serie de placas paralelas, llamadas «electrodo» o «célula», por el que se hace pasar una corriente continua. A través de estas placas hacemos circular el agua de la piscina que contiene la sal. La energía que se genera por este procedimiento crea un proceso llamado «electrolisis», que produce varias reacciones electroquímicas en cada polo del electrodo.

En el polo positivo (ánodo), se producen dos reacciones de oxidación: en primer lugar se produce oxígeno O2 en forma de gas y cloro (CL2) también en forma de gas. En el polo negativo (cátodo), se produce una reacción redox que forma hidrógeno (H2) e iones de oxidrilo (OH).

electrolisis_salina-300x142Cuando salen del electrodo, todo lo que se ha generado se une creando hidróxido de sodio (NaOH), hidrógeno (H) y cloro (Cl).Y este cloro, al estar en contacto con agua crea dos sustancias: ácido hipocloroso (HClO) y ácido clorhídrico (HCl).

Este ácido hipocloroso es el principal desinfectante que destruye bacterias, patógenos y algas. Luego, lentamente, el hidróxido de sodio va reaccionando con el ácido clorídrico y vuelve a crearse sal.

 

Esto es exactamente lo mismo que ocurre cuando se añade cloro líquido o en pastillas a la piscina. Son exactamente las mismas reacciones. La ventaja es que no tienes que estar transportando garrafas de cloro ni almacenándolas. Si será conveniente añadir un estabilizador de cloro (ácido cianúrico) en las piscinas muy soleadas, ya que los rayos UV van degradando el cloro; o también se puede aumentar los tiempos de funcionamiento de la recirculación para compensar la pérdida de cloro produciendo más cantidad.

También hay que vigilar la concentración de sal en la piscina, ya que tanto la pérdida de cloro por la acción de los rayos UV como por la reposición de agua producida por la evaporación y la que los propios bañistas extraen, harán bajar el nivel de salinidad. Recordar que hay que mantenerlo en los 4-5 gramos por litro de agua.

En Agrosistemas del Sur, tenemos equipos cloradores normales, en los que el ajuste hay que hacerlo manualmente, y automáticos, que pueden ajustarse automáticamente a los niveles de producción según necesidad, días más o menos soleados, más o menos bañistas, etc. Además, pueden avisarte si el nivel de sal del agua está bajo.

Espero que haya sido de utilidad.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.