Ventilación natural

La VENTILACIÓN NATURAL de un invernadero, se basa en la disposición de ventanas en el techo y/o en los laterales del invernadero, que permitan la aparición de corrientes de aire que contribuyan a disminuir la temperatura del aire.

Está demostrado que una ventana cenital es hasta 8 veces más efectiva que una ventana lateral de igual superficie. Por regla general, las ventanas deben ocupar entre un 18% y un 22% de la superficie del invernadero.ventilacion-123

En un invernadero, las ventanas no solo se disponen para ocupar una superficie determinada, sino que también se tienen en cuenta factores como los vientos dominantes o la posición del Sol a lo largo de la jornada.

Se deben orientar longitudinalmente a los vientos dominantes, pues estos ayudarán en la tarea de la refrigeración y renovación del aire. Y debe haber ventanas orientadas de forma opuesta, para favorecer el movimiento del aire aunque éste haya cambiado en un sentido opuesto, que es la forma habitual en la que trabajan los vientos de una zona.

ventana-abierta-tipo-2-40-blanco0En nuestros equipos de control de clima, la forma habitual de control es mediante un valor de referencia y un diferencial.

Cuando la temperatura del invernadero supera el valor de referencia, se inicia la apertura de las ventanas. Si la temperatura desciende por debajo del valor de referencia sin contar el diferencial, la ventana se mantiene en la posición que haya alcanzado para mantener la temperatura. Y si la temperatura desciende por debajo de la referencia y se le añade el valor diferencial, se inicia el proceso de cerrado de las ventanas.

Al tratarse de elementos expuestos a las inclemencias del tiempo, la automatización de las ventanas requiere de elementos adicionales de protección, como suele ser una veleta electrónica y un anemómetro. De esa forma, si el viento supera una velocidad peligrosa para la integridad de la ventana dependiendo de la dirección en que sopla, se puede automatizar para que cierre automáticamente.

También se puede añadir un “detector de lluvia”, que detectará cuando está lloviendo y puede ordenar el cerrando de las ventanas cuando se de esta circunstancia.

Si bien la temperatura es el factor predominante para la ventilación, también se pueden actuar bajo parámetros de humedad, de forma que también se podrían abrir las ventanas cuando la humedad está muy alta, y cuando la humedad está por debajo de la referencia programada, pasar el control a la temperatura.